Pequeñas Donaciones apoya ecoturismo en Canaima

PNUD Venezuela/ Prensa

El Programa de Pequeñas Donaciones y Victoriano Caraballo, representante de la comunidad Uruyén, en Canaima, firmaron un acuerdo. Se financiará un proyecto de ecoturismo como alternativa que permitirá a la comunidad de Uruyén vivir de un modo sostenible y así, evitar los efectos nocivos que genera la minería ilegal en la zona  que, a falta de empleo, abocó a muchos indígenas a trabajar en las minas. La cuenca del Río Caroní, en Canaima, es un ecosistema de una gran biodiversidad, amenazada actualmente por la minería ilegal.

Destacados

  • “Es la primera vez que recibimos apoyo y tenemos la ilusión de desarrollar un turismo responsable..."
  • El proyecto, dotado de 40.000 dólares, beneficiará directamente a los 175 habitantes de la comunidad y permitirá la reforma de las instalaciones ya existentes.

Por eso, la comunidad Pemón de Uruyén, en el Valle de Kamarata, vio la necesidad de dar con un modo de vida alternativo, que les permitiera empoderarse económicamente sin dañar el medio ambiente. Es de esta necesidad que Uruyén llegó a Pequeñas Donaciones, presentando un proyecto para potenciar el ecoturismo en la comunidad y así, desviar a sus habitantes de las actividades nocivas para el medio ambiente.

El proyecto “Comunidad Uruyén, desarrollo sostenible y sustentable  de una experiencia Eco turística” busca desarrollar un campamento que ofrezca a los turistas una experiencia vacacional en armonía con el entorno natural, a la vez que podrán conocer muy de cerca los valores, costumbres y gastronomía tradicionales de los indígenas pemones de Uruyén.

El proyecto, dotado de 40.000 dólares, beneficiará directamente a los 175 habitantes de la comunidad y permitirá la reforma de las instalaciones ya existentes, la capacitación de los trabajadores y la obtención de materiales y herramientas necesarias. Además, se espera que se potencien actividades tradicionales como la agricultura, la artesanía, la costura y  la creación de nuevos empleos como albañilería, carpintería, cocina autóctona, guías, pescadores y porteadores.

El Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas en Venezuela, Alfredo Missair, aseguró que en Venezuela el Programa de Pequeñas Donaciones hace una labor hermosa para el desarrollo humano a nivel local, con visión y pasión ecológica: “Tiene un gran mérito que los fondos vayan destinados a una comunidad que ha desarrollado su propio proyecto de principio a fin, en el que participan todos sus habitantes y donde además, lo ejecutan ellos mismos”. 

Victoriano Caraballo, coordinador del proyecto, agradeció el apoyo del Programa de Pequeñas Donaciones: “Es la primera vez que recibimos apoyo y tenemos la ilusión de desarrollar un turismo responsable que nos permita cuidar el medio ambiente a la vez que generamos una economía beneficiosa para toda la comunidad. Queremos mostrar a los turistas nuestra agricultura, artesanía y gastronomía”.

 Así, ambos coincidieron en que el proyecto demostrará que se puede tener un modo de vida sostenible y que tendrá resultados muy positivos, que van a ser un ejemplo a replicar por otras comunidades. La minería, así como la tala de árboles, la quema, la pesca y caza furtivas, tienen graves consecuencias para el equilibrio del ecosistema de la zona. Los bosques se degradan, la actividad minera genera una alta contaminación y aboca a los habitantes de la comunidad a abandonar sus actividades ancestrales, que siempre estuvieron en sintonía con el medio ambiente. 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Venezuela 
Ir a PNUD Global