Abriendo oportunidades de inclusión para jóvenes a través de la música: 12 años de cooperación en pro del desarrollo humano

30-ene-2015

Núceo Montalbán. Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela

La Fundación Musical Simón Bolívar (Fundamusical), conmemora en 2015 su 40 aniversario. En 1975 el Maestro José Antonio Abreu, junto a otros notables músicos venezolanos, dio inicio al trabajo de lo que hoy día es el núcleo de la Fundación: el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, también denominado “El Sistema”, con el objetivo de proporcionar a los niños, niñas y jóvenes venezolanos una oportunidad de, a través de la enseñanza de la música, romper con el ciclo de la pobreza y de la exclusión social a la que muchos de ellos estaban sometidos.

Uno de los más notables ejemplos de que la música y la labor emprendida por el Maestro Abreu se convierten en una opción de vida y en una ruta para el desarrollo social y humano, es la experiencia del reconocido Director de Orquestas Gustavo Dudamel (director de la Orquesta de la Juventud Venezolana Simón Bolívar, la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles y la Sinfónica de Gotemburgo), quien asegura que formar parte de El Sistema genera un aprendizaje que trasciende la formación académico- profesional, y abre paso al reconocimiento de la propia humanidad: “Hay algo que es muy importante, que es la riqueza espiritual. Eso es lo que realmente constituye al ser (…) Cuando se es pobre, pero se tiene esperanza, optimismo y un norte al cual se quiere llegar, la música contribuye al logro de esa meta… y eso es lo que el Maestro (Abreu) ha tratado de crear: romper con la barrera de la pobreza material y brindarle un mundo a los jóvenes a través de un instrumento”.

“La orquesta te va haciendo crecer tanto profesional como laboralmente, y no solamente con la música, porque esta no es una fábrica de músicos… aquí hay miles de muchachos que han estado estudiando su instrumento y luego deciden que quieren ser médicos o ingenieros; es decir… prosperan”, añade Dudamel.

El Sistema es por lo tanto, un proyecto que va mucho más allá de la educación musical. Es un proyecto de inclusión social, formación de mejores ciudadanos y transformación positiva de las comunidades que ha permitido a niños, niñas y adolescentes de múltiples comunidades pobres del país avanzar en el mejoramiento de sus condiciones de vida y las de su entorno. Señala Dudamel: “En el momento en que tu comienzas en la Orquesta, tu familia se involucra en este proceso y se une mucho más, se comienza a construir algo que también envuelve a tu comunidad… y entonces la pobreza material se rompe… la destruyes con la riqueza espiritual”, porque “el deber de uno, como ciudadano, es unir (…) el fin es el bienestar colectivo, el bienestar de un país”.

Desde 2002, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Venezuela, ha apoyado el proceso de expansión y consolidación de Fundamusical a fin de que el mismo se convierta en un proyecto de alcance nacional, masivo, con presencia en los 24 estados del país, que también se difunde en otros países del mundo. Se han apoyado también actividades que impulsan la profesionalización de los y las integrantes de las orquestas, entre ellas: asegurar la dotación y modernización de instrumentos y equipos que les permitan alcanzar niveles de excelencia en su desempeño, apoyar en materia de fortalecimiento de capacidades institucionales y en la realización de las giras internacionales de profesionalización, dotación de equipos e instrumentos musicales de nivel profesional, y más recientemente; desde finales de 2012, apoyar en la implementación del componente Alma Llanera, que busca multiplicar la enseñanza y práctica de los instrumentos musicales tradicionales de Venezuela, en contribución a la difusión y recreación del folklor nacional.

Durante estos 12 años de cooperación se han incorporado al Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela más de 500.000 niños, niñas y jóvenes de los cuales muchos provienen de hogares pobres o vulnerables. Incluso, El Sistema ha sido trasladado a las cárceles y ha incluido a jóvenes refugiados integrados a las comunidades fronterizas. Tan solo en el periodo 2003- 2009, el número de niños, niñas y adolescentes formados se ubicó aproximadamente en 30.000 y en el periodo 2010- 2014 se han efectuado cerca de 500 actividades de capacitación a través de clases magistrales impartidas por reconocidos maestros en materia de dirección de orquesta y corales, composición musical, producción, audio y grabación e instrumentación (piano, violín, violonchelo, percusión, trompeta, fagot, flauta, corno, entre otros). Un total de 29.414 niños, niñas y adolescentes han sido capacitados, y durante este mismo periodo, se ha fortalecido profesionalmente a los participantes de las distintas orquestas juveniles del país, a través de la realización de más de 25 giras ejecutadas alrededor del mundo.

Pertenecer a El Sistema le permite a los jóvenes aprender valores humanos: trabajo en equipo, disciplina, diálogo, tolerancia, responsabilidad y respeto, que son esenciales para constituir sociedades democráticas y plurales.

Adicionalmente, la cooperación entre Fundamusical y PNUD no solo ha acompañado el avanzado crecimiento del Sistema de Orquestas en los últimos años, también ha apoyado el crecimiento de empresas que se han consolidado en su oferta, calidad y servicio tanto a beneficio de El Sistema como del mercado nacional.

Este programa ha logrado un amplio reconocimiento a nivel nacional e internacional, cuyo prestigio le ha permitido establecer diversos acuerdos de intercambio y profesionalización a nivel de proyectos y de recurso humano. Actualmente, Fundamusical tiene la meta de incluir a más de 1.000.000 de niños, niñas y jóvenes para el año 2018 a nivel nacional, y posee diversos convenios de cooperación activos con treinta países de los cinco continentes para transferir esta experiencia.