Mensaje Representante Adjunta del PNUD en Venezuela, Maribel Gutiérrez, en ocasión del Día Internacional de la mujer, 2017

08-mar-2017

“Los derechos de la mujer son derechos humanos”, así inician las palabras del Secretario General, António Guterres, para conmemorar el Día Internacional de la Mujer 2017, cuyo lema para este año es “Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030”. Si bien este año el mensaje se centra en la necesidad de fortalecer los logros alcanzados en materia laboral, como factor fundamental para alcanzar la igualdad entre géneros; se hace necesario destacar que aún falta mucho por trabajar a favor de la reivindicación de las mujeres y las niñas en todos los ámbitos de la cotidianidad: empleo, familia, economía, factores sociales, salud, entre otros.

Creemos fielmente que la igualdad de la mujer se puede alcanzar a través de su empoderamiento social, que no es más que poseer igualdad de oportunidades y permitírsele hacer uso pleno de dichas oportunidades, con el protagonismo que le corresponde. Empoderar a las mujeres para que participen plenamente en la vida socioeconómica es fundamental si queremos crear economías más fuertes, lograr los objetivos de desarrollo particulares y globales, y mejorar la calidad de vida de las mujeres, las familias y las comunidades. Sin equidad e igualdad de género no podemos hablar de desarrollo humano.

Por ello, Helen Clark, Administradora del PNUD señala: “En las comunidades que no tienen un buen acceso a los servicios básicos, las inversiones en el agua y en las energías sostenibles economizarían el tiempo que las mujeres gastan hoy tratando de conseguir agua y combustible. Para lograr la igualdad de género es importante cambiar los estereotipos de género, de manera que tanto los hombres como las mujeres desempeñen las tareas de cuidado dentro del seno familiar”. 

Si bien el mundo laboral está cambiando, es labor de todos y todas procurar el acceso de la mujer al plano económico y tecnológico sin resguardos, apoyar su desarrollo pleno para cerrar las brechas aún existentes que limitan su participación plena en los diferentes ámbitos que comprenden el Desarrollo Humano Sostenible. En este sentido, la nueva Agenda Global de Desarrollo, Agenda 2030, busca a través del Objetivo 5, poner fin a todas las formas de discriminación contra las mujeres y niñas, meta que creemos posible gracias al trabajo en conjunto, gracias al aunar fuerzas a favor de la mujer y así, en beneficio de la humanidad.

Al respecto, Helen Clark señala: “Ahora es el momento de resolverse a eliminar las barreras que afectan la igualdad de género en el mundo laboral y en otros ámbitos. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible hace un llamamiento para que nadie se quede atrás. En otras palabras, no debemos dejar atrás a ninguna mujer, en ninguna parte”.