¿Cuál es, según su consideración, la relevancia de esta conmemoración: 25 de noviembre, Día Internacional de la Erradicación de la Violencia contra la mujer?

Esta conmemoración fue aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 17 de diciembre de 1999, tras la propuesta que elevara República Dominicana de conmemorar una fecha muy triste para este país registrada en la década de los 60: la muerte de las hermanas Mirabal. Las Naciones Unidas y el mundo entero se comprometieron, a través de múltiples acciones, a no olvidar que las mujeres son víctimas de diversos tipos de violencia todos los días y en todo el mundo. Por ello, esta fecha representa un compromiso para trabajar en función de la erradicación de este flagelo y a recordar, no solo este día, sino todos los días del año, que es imprescindible vivir en sociedades más igualitarias y equitativas para alcanzar el desarrollo humano sostenible.

Este año el tema de esta conmemoración es “Pinta el mundo de naranja: Generación Igualdad condena la violación”, un llamado  a tomar acciones para cerrar brechas aún existentes y denunciar este tipo de delitos.

 

¿Cuáles acciones implementa el PNUD a favor de la erradicación de la violencia contra la mujer en Venezuela?

El PNUD en Venezuela trabaja desde hace varios años en favor de la igualdad de género. Es mandatorio para nosotros porque sin equidad e igualdad de género en la sociedad es difícil alcanzar el desarrollo humano. El PNUD implementa acciones dirigidas al empoderamiento de la mujer a través de sus programas y proyectos; realiza talleres de sensibilización en materia de género junto con una red de expertos en esta materia listos para apoyar a nuestros aliados y contrapartes; promueve el Sello de Igualdad de Género para certificar a las organizaciones, instituciones y empresas en la generación de un balance de género a lo interno, para que sea reflejado a lo externo.

 

El PNUD posee una estrategia con enfoque de género, ¿de qué trata?

Efectivamente, poseemos la Estrategia sobre Igualdad de Género, a través de la cual buscamos afianzar nuestro mandato en materia de género y nuestra labor en el resguardo de la igualdad de derechos de las mujeres y las niñas, combatir las prácticas discriminatorias y cuestionar los estereotipos que provocan desigualdades y exclusión. Esta Estrategia y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son nuestros principales instrumentos marco para promover la erradicación de la violencia y las desigualdades basadas en género.

También poseemos plataformas como América Latina Genera que ofrece una comunidad de práctica y herramientas en línea con el soporte de expertos en el área, quienes impulsan iniciativas y buenas prácticas regionales a disposición de todos los países de la región.

 

¿A través de cuáles herramientas el PNUD contribuye y continuará contribuyendo con la equidad e igualdad de género en el país?

Actualmente el ODS 5: igualdad de género, es transversal a nuestros planes y programas, así como la inexorable aplicación de nuestra Estrategia de género, por lo cual, todas las acciones que realizamos involucran un conjunto de herramientas a aplicar para contribuir a la igualdad de género en el país. La promoción del Sello de Igualdad de Género como herramienta de inclusión nos permite darle visibilidad a la mujer y equitatividad en su labor diaria, hecho que reflejará en la sociedad en general este equilibrio entre los géneros.

 

¿De qué trata el Sello de Igualdad de Género?

El Sello de Igualdad de Género fue creado sobre la base de principios, ideales y acuerdos aceptados internacionalmente relativos a los derechos humanos y a la igualdad de género, incluyendo los principios enmarcados en la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Violencia contra la Mujer (CEDAW) y las convenciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Este es una herramienta que busca generar una amplia gama de beneficios, incluyendo un mejor ambiente de trabajo, mayor productividad, eficiencia y el mejoramiento de las relaciones interpersonales en las empresas.

Su implementación en 1400 empresas públicas y privadas de 11 países ha reportado diversos beneficios tanto para las organizaciones como para el personal, entre ellos: reducción del ausentismo, atracción a una mayor diversidad de talento y la promoción del aprendizaje organizacional. El Sello representa una valiosa oportunidad para las organizaciones de ser reconocidos por implementar buenas prácticas laborales.

 

Rosicler Gómez, Representante Residente Adjunta del PNUD en Venezuela

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Venezuela 
Ir a PNUD Global