El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Alianza Venezolana Empresarial por el Liderazgo de la Mujeres (AVEM) han desarrollado un plan de sesiones de trabajo con diversas empresas nacionales para abordar el impacto de la COVID-19 en el ámbito laboral femenino, a fines de identificar acciones puntuales que contribuyan con el equilibrio de género en materia de teletrabajo.

Dichas sesiones se llevaron a cabo a través de cuatro segmentos, destinados a los siguientes temas:

1. Impacto en las mujeres. Ventajas y desventajas del teletrabajo para las mujeres, experiencias de integrantes del sector.

2. Recomendaciones. Cuáles medidas pueden tomarse desde las empresas.

3. Impactos en las empresas y en la productividad. Diferencias en el teletrabajo para mujeres y hombres, corresponsabilidad, tareas de cuidado, entre otros.

4. Posibles sugerencias de política pública. Con énfasis en el área de cuidados y su abordaje a la escala de tomadores de decisiones.

Como resultado de estas consultas se llevará a cabo una sistematización que incluya recomendaciones puntuales para el sector privado a escala nacional y regional, sobre actuaciones sensibles al género durante y post pandemia. Dichas recomendaciones se orientan a:

- Estrategias de sensibilización para directivos y personal gerencial sobre el impacto que la coyuntura de pandemia está generando, especialmente para las mujeres.

- Necesidad de diseñar políticas internas de trabajo remoto.

- Levantar una línea base para identificar trabajadoras más vulnerables.

- Flexibilizar horarios y tiempos de conexión en teletrabajo.

- Facilitar mecanismos de transporte que disminuyan las posibilidades de contagio en los casos de traslado del hogar al trabajo.

- Sensibilizar sobre la importancia de redistribuir las labores de cuidado y educación de hijos e hijas dentro del entorno familiar.

- Ofrecer apoyo educativo a distancia (tutores on line) a los hijos e hijas de trabajadores como un aporte que alivie el rol adicional.

- Aprovechar las redes de organizaciones de mujeres para obtener orientación e incluir su participación en equipos dedicados a la preparación y respuesta.

- Proporcionar información sobre formas de prevenir y atender casos de violencia basada en género.

- Mantener beneficios médicos.

- Proporcionar equipos y herramientas que disminuyan la brecha de conectividad.

Esta serie de propuestas y aportes buscan guiar potenciales acciones a ser incorporadas dentro de este sector, el cual presenta interés en contribuir con la implementación nacional del ODS 5: Igualdad de género, a través de la adopción en proceso de estas recomendaciones y medidas. De igual forma, estas sesiones de trabajo abrieron un espacio para que los directivos de las empresas reconocieran la necesidad de definir acciones sensibles al género en la gestión laboral cotidiana, y aún más, en la situación laboral de teletrabajo dada la coyuntura actual.

 

Promoción del Sello de Igualdad de Género ante el sector empresarial

El PNUD participó en el encuentro La igualdad es un buen negocio, organizado por las Naciones Unidas en Venezuela y con la también participación de ONUMujeres, para dar a conocer las plataformas de trabajo por la igualdad de género que llevan a cabo ambas agencias con el objeto de promover la igualdad y el empoderamiento de las mujeres en el lugar de trabajo.

En el caso de ONUMujeres, estuvo presente la Directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, María-Nol Vaeza, y la experta Pamela Ogando expuso los Principios de Empoderamiento de la Mujer (WEP por sus siglas en inglés) en un espacio donde se celebró la adhesión de la empresa venezolana Makro a la implementación de estos principios.

El PNUD presentó el Sello de Igualdad de Género, un programa que brinda tanto al sector público como privado las herramientas, asesoría, procedimientos y prácticas para el desarrollo de una estrategia organizacional que incorpore la igualdad de género en el lugar de trabajo, y así brindar un entorno justo y equitativo que maximice las capacidades de todo el personal.

Al respecto, la Representante Adjunta del PNUD en Venezuela, Rosicler Gómez, destacó: “La igualdad de género es un factor crítico para lograr el desarrollo y para "no dejar a nadie atrás". Actualmente, cuando la emergencia derivada de la COVID-19 está provocando impactos específicos sobre las mujeres y profundizando las desigualdades de género existentes, implementar estrategias y nutrirse de recursos que permitan favorecer el equilibrio entre las demandas cotidianas y la vida laboral se hacen aún más necesarias”.

Con estas acciones se busca sumar a cada vez más aliados en la incorporación de programas, estrategias y medidas que beneficien un ambiente laboral igualitario e inclusivo, además de promover una respuesta género responsiva en marco de la coyuntura durante y post pandemia.

 

Icon of SDG 05 Icon of SDG 10

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Venezuela 
Ir a PNUD Global